Spa / Circuito thermal

La mejor manera de romper la rutina y relajarse. La compañía la traes tú.

Jacuzzi

Excelente terapia que ayuda a prevenir enfermedades como la ansiedad, el insomnio, el estrés, además de los dolores físicos y musculares provocados por una mala higiene postural o un acelerado ritmo de vida diario.

Las bañeras de hidromasaje combinan la presión del agua con su temperatura creando un relajante efecto de masaje. De esta forma se eliminan toxinas y se favorece la circulación arterial con una agradable sensación de bienestar. Y lo más importante: se trata de una terapia natural sin efectos secundarios.

El jacuzzi puede resultar un excelente tratamiento para los diabéticos, puesto que ayuda a reducir el nivel de azúcar en la sangre.

Sauna seca

La sauna seca es un baño de vapor realizado a alta temperatura y baja humedad, seguido de un período de enfriamiento.

Sus principales beneficios consisten en la eliminación de residuos tóxicos de la epidermis, ya que favorece la descamación de la capa córnea; es decir, conseguimos una mayor suavidad en la piel.

Asimismo, los músculos ganan elasticidad y se consigue un beneficioso efecto relajante.

Hammam (baño turco)

Un hammam o baño turco es una modalidad de baño de vapor que combina la higiene y la relajación.

La práctica del baño turco se realiza en tres salas con temperaturas escalonadas y termina con un masaje y un período de relajación.

Ducha bitèrmica

Es un procedimiento que alterna el uso de agua caliente y fría, conocido también como ducha escocesa.

La ducha alternativa de agua caliente y fría reactiva la circulación sanguínea y tonifica la piel. También ayuda a recuperar energía y mejorar el estado de ánimo general.

Aromaterapia

Descubre el poder de los aromas y Aceites Esenciales.

A lo largo de la historia se han utilizado aromas por sus propiedades curativas, depurativas y conservantes, siendo apreciados sobre todo por el enorme placer que generan. Estos aromas son un regalo de la Naturaleza para mente, cuerpo y espíritu.

En el Antiguo Egipto, los aceites vegetales se utilizaban para calmar el dolor. Griegos y Romanos los usaban en el agua del baño para mejorar su bienestar. De aquel tiempo nace la Aromaterapia, cuyos beneficios hoy en día están científicamente demostrados.